Implante de barba: una solución para ir “a la moda” - Microinjerto Svenson

« Robot Artas: microinjertos con mayor precisión | Inicio | Implantes de calidad: la importancia de elegir un centro con garantías »

05/23/2016

Implante de barba: una solución para ir “a la moda”

Implante-capilar-barbaLa tendencia marcada por el movimiento hípster –del que este atributo masculino es sin duda la principal seña de identidad- ha convertido a la barba en un “complemento” indispensable para tener un look adaptado a la moda actual. Sin embargo, no todas las barbas tienen la densidad o están lo suficientemente pobladas como para ser lucidas de forma que resulten favorecedoras para la imagen. La ausencia de vello facial suficiente (algo bastante frecuente entre la población masculina, lo que da lugar a un aspecto infantil o lampiño), una distribución de la barba irregular (con presencia de calvas o zonas despobladas) o la existencia de cicatrices son algunas de las causas por las que muchos hombres optan por prescindir de este atributo en su look.

Por suerte, todas estas condiciones se pueden solucionar gracias a la aplicación de la técnica del trasplante de pelo en esta zona y, de hecho, el implante de barba es una intervención cuya demanda cada vez va más en aumento en la actualidad. Básicamente la técnica de esta intervención es la misma que la que se emplea para el resto de las zonas corporales, ya que los avances conseguidos con este procedimiento permiten que a día de hoy el microinjerto haya dejado de ser “patrimonio exclusivo” de la cabeza y se utilice también en otras áreas corporales en las que puede haber ausencia de pelo (pecho, patillas, cejas, pestañas y, también, barba).

Uno de los métodos que se utilizan para llevar a cabo esta intervención es la técnica strip. En ella, las unidades foliculares (cada unidad folicular contiene de 2 a 5 cabellos) no se obtienen de forma individualizada (pelo a pelo) de la zona donante (generalmente la parte posterior de la cabeza) sino que el experto extrae una tira de la piel de esta área para después obtener de ella los folículos que se van a implantar al paciente en la zona a repoblar (en este caso, la barba).

Esta técnica, también conocida como microinjerto FUSS (Folicular Unit Strip Surgery) ofrece la ventaja de que permite realizar una gran cantidad de injertos de cabello en una sesión más corta, de ahí que los expertos la recomienden para añadir densidad capilar a esta zona y otras similares como las cejas o las patillas y también en aquellas alopecias que presenten poca extensión.

La extracción de una tira de piel en la zona donante deja en ella una cicatriz casi imperceptible, que queda perfectamente disimulada por el propio cabello del paciente. En cuanto al aspecto de la barba “injertada”, el resultado es totalmente natural, aunque hay que tener en cuenta que, al igual que ocurre con los microinjertos realizados en otras zonas corporales, es necesario esperar un periodo de adaptación (2-5 meses) para dar tiempo a que el nuevo cabello crezca de forma normal y definitiva.

Quieres saber si puedes hacerte un microinjerto?